X



La alimentación y nuestra salud bucodental

por | Ago 23, 2017 | Noticias | 0 Comentarios

En nuestra vida diaria consumimos alimentos que dañan los dientes. Todo el mundo sabe que los dulces, los caramelos, los chicles con azúcar, etc. pueden provocar caries debido a su alto contenido de azúcares, pero también es importante destacar que hay otros temas que perjudican a nuestra salud bucodental y, quizás, no lo sabemos. Por ejemplo los hidratos de carbono son los alimentos que más rápido desarrollan las bacterias, además, otro punto clave es la hora en la que consumimos ese alimento.

Alimentos y salud bucodental

Sí sí, has oído bien. Si comes entre horas, por ejemplo, lo que comas puede dañar más fácilmente el esmalte de tus dientes. Ya que con esos pequeños picoteos no se crean los bolos alimenticios que sí hay en desayuno, comida y cena; encargados de arrastrar los restos de comida al estómago. Este proceso evita que los excedentes queden atrapados en nuestra boca.

En definitiva lo más peligroso de un alimento, respecto a los dientes, será: su cantidad de azúcar, el momento en el que se consuma y la frecuencia en la que se tome.

¿Qué alimentos son más perjudiciales, de más a menos?

  1. Alimentos con azúcar consumidos entre horas (caramelos, chicles, bollos…)

  2. Alimentos adhesivos con azúcar consumidos en las comidas (pastel)

  3. Alimentos líquidos con azúcar consumidos entre comidas (bebidas azucaradas)

  4. Alimentos líquidos con azúcar consumidos en las comidas (bebidas azucaradas)

  5. Alimentos sin azúcares

Otros perjuicios para la salud bucodental

Aunque los alimentos que ingerimos determinan nuestra salud dental, hay que hacer especial hincapié en algunas enfermedades que también la perjudican gravemente. Es el caso de la bulimia. La bulimia es un trastorno alimenticio y psicológico que se compone de dos partes: las personas que sufren esta enfermedad, en primer lugar, consumen alimentos de forma desmesurada (atracones); tras esta primera etapa las personas se arrepienten y quieren eliminar el exceso que han llevado a cabo. Normalmente lo eliminan provocándose el vómito o utilizando laxantes.

Alimentación y salud bucodental

A priori, la gente sólo ve una alteración mental y alimenticia, pero lo que provoca va mucho más allá. Además del castigo continuo al que expone su cuerpo, una persona bulímica también verá afectada la salud de sus dientes. La dentadura se ve debilitada, debido a la continua exposición al ácido clorhídrico del vómito. Los ácidos estomacales van minando las piezas dentales, ya que debilitan el esmalte. El primer resultado es que un paciente bulímico acabará teniendo sensibilidad dental. Además, podrá padecer otros problemas:

  • Dolor de garganta permanente
  • Lengua dolorida
  • Lengua saburral (decoloración blanca o amarilla)
  • Inflamación de las glándulas salivares
  • Mal aliento

Además de curarse psicológicamente, un paciente bulímico debe llevar a cabo una reparación de la dentadura. En primer lugar, no deben utilizar pastas abrasivas, lo mejor es un cepillo suave y un colutorio para combatir la sensibilidad dental. Asimismo, debe visitar regularmente a su dentista y, por supuesto, no consumir ni alimentos ni bebidas ácidas ¿Qué es lo que puede hacer por ti el odontólogo? Una posible solución seria tratar las zonas sensibles con composite, además, podría utilizar coronas protésicas en los casos más extremos.

Otro de los perjuicios para la salud dental son las abundantes comidas en fechas señaladas. Por ejemplo, Navidad

Alimentos y salud bucodental

En este país, todas las celebraciones vienen acompañadas del consumo, a veces excesivo, de alimentos. Lo más perjudicial de esta época del año es que en un periodo muy corto de tiempo, apenas una semana, los excesos de comidas copiosas y extremadamente azucaradas se hacen protagonistas. Asimismo, casi todo el mundo celebra algún día fuera de su casa lo que le dificulta una correcta higiene bucal.

¿Qué te aconsejamos desde Dentisalut? Como ya hemos mencionado la higiene buco-dental se hace muy difícil, comidas familiares, viajes, etc. Por ello, lo mejor sería una limpieza exhaustiva antes de salir de casa. Utiliza un cepillo de dientes suave, cepilla tus dientes durante 3 minutos, usa colutorio e hilo dental con este proceso prepararás tus dientes para el gran banquete.

Otro elemento que ayuda a eliminar las bacterias de la boca es el chicle sin azúcar. Lleva siempre un paquete encima. Sino tienes tiempo de lavarlos ésta es la mejor opción, ya que ayuda a nivelar el PH de nuestra boca y, por ende, evita que las bacterias se desarrollen. Por último, una gran idea seria pedir cita en tu consulta dental durante estas fechas, ellos te asesorarán.

Alcohol: el gran enemigo de una dentadura sana

Otro de los elementos perjuiciosos para la salud buco-dental es el alcohol. Provoca erosión dental, sensibilidad, manchas, caries, problemas periodontales… En primer lugar, cabe decir que el alcohol desgasta el esmalte de los dientes.

Además, reduce la cantidad de saliva. Ésta es muy importante porque impermeabiliza los dientes y remueve, a pequeña escala, la placa. Por tanto, si no hay saliva o hay muy poca, se va acumulando la placa bacteriana y provoca caries, gingivitis y periodontitis, entre otros. También puede aparecer halitosis debido a la falta de saliva. Así mismo, si juntamos esa precariedad salival con los altos contenidos de azúcares que hay en una copa, surge la gran posibilidad de tener caries.

Por último, otra cuestión perjudicial en cuanto al consumo de alcohol, recae en el inconveniente que provoca respecto a los implantes dentales. El consumo excesivo de alcohol puede llegar a causar problemas hepáticos, ésto puede aumentar la probabilidad de hemorragia en una cirugía de implantes. Por tanto, una persona que consuma grandes cantidades de alcohol no es el paciente idóneo para esta intervención.

Desde Dentisalut te recomendamos hacer una ingesta responsable de alcohol, lavar siempre los dientes después de beberlo y usar hilo dental.

Alcohol y los dientes

Manchas y dientes amarillos

Las manchas y la decoloración de la dentadura es un problema muy extendido entre la sociedad: el tabaco, el alcohol, algunos alimentos, una mala higiene… son los culpables de estas anti estéticas patologías.

Por lo que concierne a las manchas y el amarillamiento de los dientes, sí es cierto que con el paso del tiempo se pierde el color de los dientes y éstos se amarillean, otro papel importante lo protagoniza la genética y la cantidad de dentina que tenemos. Pero sí es cierto que hay factores externos que perjudican el color de nuestros dientes:

=

Té, café, refrescos de cola, vino tinto…

=

Tabaco

=

Alimentos ácidos

=

El bruxismo

=

Traumatismos que provocan fisuras en los dientes

=

Infecciones

=

Algunos antibióticos

=

Enfermedades congénitas

=

Alteraciones en el esmalte como amelogenesis o dentinogénesis

Es importante decir que hay dos tipos de manchas, las extrínsecas y las intrínsecas. Las primeras se presentan en el esmalte de los dientes, debido a lo que bebemos o comemos, entre otros factores. Las segundas afectan a la dentina, el origen no está muy claro, pero puede ser debido a un exceso de flúor o al consumo de algunos antibióticos. Lo más importante para mantener unos dientes sanos y evitar el descoloramiento es una correcta higiene y una buena dieta, evitando así algunos alimentos como café o té que pueden teñir nuestros dientes. Si las manchas o los dientes amarillos son muy difíciles de eliminar, una buena solución es optar por el blanqueamiento dental. Pregunta a tu odontólogo, él sabrá cuál será la mejor opción para ti.

Dieta después de un blanqueamiento dental

Como hemos mencionado anteriormente, la mejor solución para eliminar las odiosas manchas de los dientes es un tratamiento blanqueador. Pero, hay que destacar que un tratamiento de estas características no hará el mismo efecto si no se llevan unas pautas en cuanto a higiene y a alimentación. Tras la intervención deberás llevar a cabo una dieta blanca ¿Qué es una dieta blanda?

Te citamos algunos alimentos que puedes consumir:

  • Kéfir
  • Requesón
  • Cuajada
  • Champiñones
  • Setas de cardo
  • Quesos
  • Pasta de sémola
  • Atún en conserva
  • Mariscos
  • Peras
  • Pasta sin color
  • Pan
  • Clara de huevo
  • Frutos secos blancos
  • Copos de avena
  • Cereales que no sean oscuros
  • Alubias blancas
  • Bebidas de almendra, soja, arroz, coco, chufa…
  • Plátanos
  • Lomo de cerdo
  • Conejo
  • Cebolla
  • Apio
  • Espárragos blancos
  • Pepino, sin piel
  • Calabacín
  • Manzanas
  • Chirimoyas
  • Uva blanca
  • Tortitas de arroz
  • Caldos blancos
  • Patatas
  • Jamón York

En definitiva, lo más importante es tu salud buco-dental. Sigue estas pautas que te hemos especificado y acude a tu dentista con regularidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Formulario Lateral
close slider

    Valoramos tu caso

    Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.



    Acepto condiciones legales

    Debes aceptar las condiciones legales para poder enviar el formulario